Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Negocios en el desierto....

              Desesperado de sed, un árabe se arrastraba en el desierto afgano, cuando divisó una forma a lo lejos. Esperanzado de encontrar agua se dirigió hacia allí: era un viejo catalán, sentado bajo una sombrilla con un tenderete de corbatas.
- Estoy desfalleciendo de sed. ¿Podría darme agua? -imploró el Árabe.
- La verdad es que no tengo agua, pero... ¿por qué no me compra una
corbata? Mire, esta va perfecta con su chilaba...
- No quiero una corbata !!! Quiero agua !!!
- Bueno, no me compre la corbata si no quiere. Pero, para que vea que soy una buena persona, le diré que pasando esas dunas, a unos 3 o 4 kilómetros, hay un buen restaurante, ellos tienen toda el agua que quiera...
El árabe le dió las gracias y desapareció rápidamente tras las dunas.
Cuatro horas más tarde, el árabe regresó donde estaba el viejo catalán que seguía tranquilamente bajo su sombrilla, leyendo La Vanguardia.
El viejo le pregunta:
- Le dije unos 4 kilómetros; ¿no encontró el restaurante? ¿se perdió?
- Lo encontré perfectamente, pero el hijoputa de tu hermano no me deja
entrar sin corbata !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario